Entrevista Forense a NNA: Mejores Prácticas

La revista Juvenile Justice del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, publicó en septiembre de 2015, el boletín “Child Forensic Interviewing: Best Practices”[i] (La Entrevista Forense Infantil: Mejores Prácticas), un documento valioso para quienes realizan Entrevistas Forenses a NNA y a la comunidad en general. En su publicación, reúnen a los más altos representantes de la entrevista forense de ese país con el propósito de definir las mejores prácticas de esta disciplina. A continuación, resumimos los aspectos más importantes allí publicados.

El abuso sexual infantil y la manera que lo abordan los sistemas de justicia y salud, ha sido estudiado por más de 45 años. La experiencia y los resultados de las investigaciones científicas, hoy muestran el camino correcto y los aspectos que deben ser estudiados con más detenimiento hacia la mejora de dichos sistemas, y por ende de la sociedad.

¿Cuál es el propósito de la Entrevista Forense (EF)? La EF hace parte de un componente de actividades y disciplinas en las que se incluye a investigadores de policía, protección infantil, fiscales, abogados, defensores de familia y profesionales de la salud (médicos, enfermeras, psicólogos y psiquiatras), entre otros más que pueden participar. En el artículo se define la EF como “un método para reunir información objetiva sobre la denuncia de abuso o exposición a la violencia, sensible desde el punto de vista del desarrollo infantil y que sea legalmente aceptado.”

Consideraciones sobre el NNA: Ningún NNA puede llegar a involucrase o relacionar su experiencia de la misma forma. Es importante considerar las influencias sobre la memoria, las habilidades de lenguaje y la motivación que tienen los NNA para conversar.

Desarrollo infantil: La edad y las capacidades de desarrollo influyen en la percepción de una experiencia y en la cantidad de información que se puede almacenar en la memoria a largo plazo. Los niños más pequeños (preescolares) pueden recordar experiencias que se ven reflejadas en reacciones conductuales, sin embargo, estos primeros recuerdos no están asociados con descripciones verbales. Al inicio del desarrollo lingüístico, la capacidad de dar sentido a experiencias desconocidas y el vocabulario, son limitados, razón por la cual están menos acostumbrados a conversar sobre experiencias pasadas. A mayor edad, estas condiciones van mejorando. No obstante, recordar una experiencia no asegura que el niño sea capaz de describirla a otros. Por eso, la Entrevista Forense es un desafío para los niños e implica patrones de conversación muy diferentes y una demanda de detalle desconocida. No menos retadora es la entrevista con los adolescentes, pues a pesar de parecerse más a un adulto, varían mucho en sus habilidades verbales y cognitivas.

Cultura y desarrollo: La familia, su entorno social, económico y cultural, influyen en su desarrollo. Las diferencias culturales pueden generar malentendidos dentro de la entrevista.

Discapacidad: Los niños con discapacidad están en mayor riesgo de abuso o abandono. Es probable que los entrevistadores no cuenten con capacitación o experiencia especializada en el amplio campo de las discapacidades o con respecto a problemas de desarrollo, por lo cual es importante recibir colaboración especializada para la entrevista. Los recursos locales, especialistas en el área o la misma familia, son un buen apoyo. En estos casos, puede ser necesario realizar más de una sesión de la entrevista.

Trauma: La memoria puede verse afectada por el trauma, de tal forma que el recuerdo puede no ser de manera lineal sino como “memorias flash” o “instantáneas” de la victimización. Los entrevistadores deben ser conscientes de los factores que mitigan el impacto. También deben modificar sus expectativas de lo que el niño sea capaz de reportar. Un modelo de entrevista de sesiones múltiples, no duplicadas, puede llegar a ser necesario.

Revelación: Aunque no existe un patrón único de revelación es importante conocer el proceso, el cual puede iniciar con una negación, pasar por una no revelación, seguir con una revelación reacia, luego una revelación incompleta, hasta finalizar con una revelación completa. Una revelación por lo general es retrasada; del 60% al 80% de los NNA revelan hasta la edad adulta. Los niños que revelan, a menudo, no relatan su experiencia de forma completa, y pueden con el tiempo, proporcionar información adicional.

Consideraciones sobre la entrevista: Universalmente, se acepta la necesidad de entrevistar a los NNA sobre las denuncias de abuso. Las siguientes son consideraciones importantes para logarlo:

En qué momento: Tan pronto las condiciones del NNA lo permitan, el equipo multidisciplinario debe estar listo para la entrevista. La prioridad es el niño.

Documentación: Una grabación en video con audio es la forma más completa de documentar la entrevista y de mantener un registro transparente de la actividad. Además, es un material de consulta posterior, con el fin de revisar y mejorar el trabajo del equipo y facilitar el desarrollo de destrezas.

Ajuste neutral y objetivo: El entorno de la sala debe ser cómodo, privado, y tanto física como psicológicamente seguro para las diversas poblaciones de niños y sus familias. La sala debe estar dotada de equipos de grabación con salas de monitoreo para la participación de los investigadores y del equipo multidisciplinario. Puede ser necesario contar con papel y marcadores para los más pequeños. Los materiales que fomentan juego o fantasía no se recomiendan, así como cualquier interpretación del entrevistador a consecuencia del uso de estos medios.

Papel del entrevistador: El entrevistador debe ser equilibrado entre las preocupaciones forenses y la solicitud de información; debe evitar cualquier práctica sugerente o sugestiva y, además, estar atento para que sus ideas preconcebidas no sesguen la información recuperada.

Tipos de preguntas: La práctica de relatos narrativos a través del recuerdo libre anima a los niños a incluir detalles destacados sin el aporte significativo del entrevistador. Éstos, deben utilizar preguntas abiertas y de enfoque para apoyar la habilidad y disposición de los NNA a describir las experiencias con sus propias palabras. Las preguntas directas ayudan a estimular el recuerdo (“Cuéntame más acerca de”… persona/acción).

Ayudas o medios en la Entrevista: Su uso varía según el modelo de entrevista y la formación profesional. Las decisiones se toman teniendo en cuenta la comodidad del entrevistador y las preferencias del equipo multidisciplinario. Se requiere más investigación en este campo.

La Entrevista Forense: Varía entre un modelo altamente estructurado o semiestructurado (cubren temas determinados) a un modelo flexible (entrevistadores tienen mayor latitud). Todos los modelos incluyen:

Fase Construcción de Simpatía: Adaptado a la edad y contexto del medio de documentación, revisión de las instrucciones de la entrevista, discusión de verdad y mentira, práctica de narrativas y entrenamiento de memoria episódica. En esta fase se establece la buena relación entre el niño y el entrevistador.

  • Instrucciones de Entrevista: Orientaciones generales de cómo se realizará la entrevista, empoderar al niño a responder “no” o “no sé” y a relatar lo que en verdad sucedió.
  • Discusión de verdad y mentira: Involucrar al niño a contar sólo la verdad e identificar si reconoce la diferencia entre verdad y mentira. Una forma de toma de juramento para algunas jurisdicciones aumenta la probabilidad de que la entrevista se use como evidencia en juicio.
  • Práctica narrativa y entrenamiento de memoria episódica: Estimular el uso de narrativas libres con preguntas abiertas sobre temas generales; por ejemplo, describir lo que hizo en la mañana. El entrevistador apoya con preguntas abiertas el relato del niño, usando las propias palabras de la narrativa con el fin de estimular la memoria.

Fase Sustantiva: Descripción narrativa de eventos, búsqueda de detalles, hipótesis alternativas cuando sea apropiado y la consulta con el equipo multidisciplinario.

  • Narrativa y descripción de detalles: Se solicita una narrativa de la experiencia sin interrupciones, acompañada de motivadores: “Cuéntame más” o “¿Qué paso después? Las intervenciones abiertas, estímulos localizados y abiertos, la escucha atenta, el silencio, la reflexión y el parafraseo, pueden ayudar a evocar más detalles. Debido a que los niños experimentan múltiples incidentes, el entrevistador debe preguntar si el evento ocurrió “una vez o más de una vez”, ya que esto puede llevar a ubicaciones adicionales, actos, testigos o evidencia potencial. Algunos de estos elementos particulares pueden tener relevancia forense (temporalidad del hecho, número de eventos, intención sexual, penetración) pues es posible que el niño no los haya percibido o almacenado con precisión en la memoria de largo plazo. Incluir información derivada externamente (por la investigación, obtenida fuera de la entrevista, no divulgada por el niño) puede ser apropiado en algunas entrevistas. Los entrevistadores deben utilizar dicha información con precaución y sólo después de intentar otros cuestionamientos. Antes o durante la entrevista, los equipos multidisciplinarios deben discutir cómo y cuándo introducir información o evidencia derivada externamente.
  • Hipótesis alternativa: Preguntas que exploran otras hipótesis viables para comportamientos o declaraciones, son apropiadas. Permitir que el niño aclare información aparentemente contradictoria (identidad del sospechoso o actos específicos). Distinguir los actos de abuso de las actividades de cuidado, en particular con niños muy pequeños, o habilidades limitadas.
  • Consulta con el equipo multidisciplinario: Las mejores entrevistas se enmarcan en un contexto de equipo multidisciplinario. Éste, realiza una reunión previa a la entrevista con el niño y se toman decisiones acerca del desarrollo de la misma. El entrevistador consulta durante la entrevista para insertar nuevas preguntas, ampliar o aclarar detalles.

Fase de Cierre: Se atienden las necesidades emocionales del niño, permitiendo preguntas y orientando en seguridad o educación. Se proporciona un fin respetuoso ya que pudo ser emocionalmente difícil para el niño.

Otras consideraciones: Algunas variables de situaciones únicas comúnmente enfrentadas son:

Entrevistas en sesiones múltiples, no repetidas: Algunos niños requieren de más tiempo y familiaridad para sentirse cómodos y desarrollar confianza en el proceso y con el entrevistador. La entrevista en sesiones múltiples permite que niños renuentes, jóvenes o víctimas con trauma, tengan la oportunidad de compartir información más clara y completa.

Supervisión y revisión de pares: Si bien el conocimiento de entrevistas forenses aumenta con la capacitación, este conocimiento recientemente adquirido requiere de una práctica constante del entrevistador. La supervisión y la revisión por parte de un par, ayuda a los entrevistadores a integrar las habilidades aprendidas durante la capacitación y mejorar su práctica en el tiempo. La revisión por un par debe ser un proceso formalizado en un ambiente neutral con normas de grupo establecidas y una comprensión compartida de metas, procesos y propósitos.

Trauma indirecto y autocuidado: Los profesionales expuestos a informes de abuso y victimización de los NNA sufren a menudo trauma indirecto, conocido también como “el costo de cuidar”, con síntomas muy similares a los del trastorno de estrés post traumático. Por esta razón, los supervisores y las organizaciones deben estar atentas a la salud mental de su personal y dirigir esfuerzos para que cada uno de los profesionales reconozca los beneficios del trabajo que realiza y celebre estos éxitos, a sabiendas que ha hecho la diferencia en la vida de un NNA.

Resumen: El concepto de atención integral nace debido a que el proceso tradicional de investigación, fragmentado y duplicativo, sobre el abuso infantil, no era de mucho interés para los niños. El planteamiento de equipo multidisciplinario demuestra ser más amigable con el NNA y tener mayor capacidad para satisfacer las necesidades de los niños y sus familias. Este enfoque revolucionario debe seguir guiando la respuesta de la nación a las investigaciones de abuso infantil. El boletín “Child Forensic Interviewing: Best Practices” sirve como un primer esfuerzo colaborativo por parte de los profesionales de muchos programas de entrenamiento en entrevistas forenses, para resumir el conocimiento y la aplicación de las mejores prácticas en el campo.

 

[i] NEWLIN, Chris et al., Child Forensic Interviewing: Best Practices. En: Juvenile Justice Bulletin U.S. Department of Justice, September 2015.

 

Descargar Boletín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *